ESA Música es mía

Melodias  hechas  poemas en mi alma

ROSA MARIA LUNA

Poesía escrita e inspirada en la música del

compositor cinematográfico ANDREU JACOB

Rosa Maria Luna

Títulos de poesía 

01. Arpegios sonatas y latidos

02. Impromptus en las venas

03. Adagios en clave de Mar

04. Sinfonia de Nostalgia

05. Tocata prohibida

ARPEGIOS SONATAS Y LATIDOS

sístoles en do menor 

Esa música es mía

 

Esa música

llegó a mi

con sublime acoso de viento

dulcemente

con un alud de notas

en teorema improbado

con una promesa

con una sonante duda

con un pentagrama

indescifrable

 

en mi torso grabado

 

es a veces

tranquilidad que paraliza

a veces

impetuoso vibrato

de mi silencio

a veces

brotan sonatas

en forma indistinta

y vuelven a su limbo

a veces

yo

la persigo

 

en su metamorfosis

en cada fuga

en cada huella

en cada movimiento

hasta extraviarla

en mi cuerpo

hasta perder el sendero

de mi ser

hasta hacerla

mía

Sinfonía sin tiempo

 

Esa música

irrumpió en mi cuerpo

con el vorágine filo

de su aliento

y soy la piel

de su cadencia

desnuda

en sus acordes

húmeda

en su sinfonía sin tiempo

y penetra

con álgida sonata

con aguda clave

de viento

soplando

como huracán

imparable

desde su médula

hasta mi centro

Acaso venga de mí

 

Esa música

acaso venga de mí

como fronda

vacía

como arpegio

deshabitada

jadeante

engullida

acaso venga férvida

en primitivo acorde

acaso en mi vientre

acaso baldía

o acaso

sea el enjambre

de este atabal

que

me devora

El Concierto

 

Esa música

llegó a mis linderos

con un concierto

que conmina

el apacible resuello

de los lizales

y solo sé

que fraguado está su albor

dentro mis venas

resplandor erubescente

preludio

en cada tarde

sigue siendo intervalo

sigue siendo desvelo

sigue siendo en

mi vientre

inquieta música

que quema

yo no sabría qué hacer

si no tocara

mi átona penumbra

con el regalo

de su última flor

sonata furtiva

aquí en mi pecho

y en mi pecho

N veces

germinada

esa música

llegó a mis linderos

con un concierto

que conmina

el apacible resuello

de los lizales

TOCATA PROHIBIDA

interludios al rojo vivo

Cuando sueño

 

Esa música

bajo mi almohada

es el susurro de sinfonías

en un oasis de notas

prohibido

sueño

que estoy corriendo

en un explanada

que se prolonga

en un fecundo territorio

en un perdido enclave

sin suelo

voy signada

a su ritmo

a la temperatura

de su tempo

y olvidé

en qué paraje

nos encontramos

en que sitio

enlazamos

nuestros éteres

trenzamos

nuestras almas

en un compás eterno

y no puedo

despertar

Perpetuada

 

Esa música

calma mi sed

y sólo sé que necesito

el manantial emergente

de sus notas

trago sediento

vino fragante

alucinación de un oasis

en mi lengua

perpetuada

ardiente melodía

melodía escarlata

melodía

que calma mi sed

que diluye en mi boca

el río

turbulento

de sus

notas

IMPROMPTUS EN LAS VENAS 

Impromptus en la venas

 

Tocarla 

 

Esa música

alucino

con tocarla

rozarla con mis dedos

apretar su forma

ceñirla a mi cintura

 

aunque yo puedo

destilar en mi centro

su líquida aura

derretirla

como parafina

sentirla

meterse en mi dermis

hundirse

en mis grietas

y me gusta

seguir su movimiento

vertiginosa

y me gusta

deslizarme con ella

exuberante

y me gusta

volar juntas

en infinitas direcciones

y me gusta

sentir su tempo

en cada trayecto

hasta ser mis latidos

los sonidos

de su historia

Parecida a la vida

 

Esa música

se disolvió en mis ojos

despeñándolos

a universos

de dulce polifonía

y habita transfigurada

en mi ánima indócil

en una visión

de melodía feroz

indecible

abriéndome

un principio indefinido

un camino fértil

una fatal entrada

sin escape

 

 

.

 

 

. .